marzo 31, 2012

Desarrollo del capitalismo industrial

Vuelo de Louis Blériot (1909)
La Segunda Revolución Industrial, desarrollada a partir de 1870, fue de gran importancia en la expansión del capitalismo. La industria textil y siderúrgica fue seguida de una gran diversificación industrial que trajo consigo la incorporación de nuevas fuentes de energía, como la electricidad y el petróleo. Las industrias más características de esta segunda etapa fueron: la química, la automotriz, la armamentística y la industria electrónica, que alcanzó mayor desarrollo al entrar el siglo XX.

Por otro lado, Gran Bretaña dejó de ser el foco central de la industrialización, ya que otros países empezaron a perfilarse como centros industriales (Alemania y Estados Unidos).

Las nuevas industrias generaban la creación de otras, destinadas a abastecer de insumos o satisfacer las nuevas necesidades surgidas con la aparición de los nuevos inventos. Un ejemplo sería la industria automotriz, el cual precisaba la construcción de carreteras, gasolineras, etc. Surgía así una larga cadena de producción de bienes relacionados.

El desarrollo tecnológico y los sistemas de trabajo aplicados a la industria, como el taylorismo, permitieron producir en grandes cantidades, abaratar costos y acceder a un mayor número de consumidores, dando origen a la producción en masa.


Uno de los principales impulsores de este nuevo modelo productivo fue Henry Ford (1863-1947), industrial norteamericano y pionero de la industria automotriz, quien en 1903 fundó la Ford Motor Company, en la cual aplicó muchas de sus ideas, basadas en la obra de Taylor, los cuales recibieron el nombre de fordismo. Sus elementos más característicos fueron: la línea de montaje, la producción en serie y la estandarización de las piezas o partes de un producto. Otros aspectos de sus ideas fueron el principio de la participación en los beneficios de todo el personal y un sistema de ventas a crédito que permitía a todos sus trabajadores poseer un automóvil. Una de sus frases más recordadas de Ford fue: "El obrero es el mercado".

Otra industria que tuvo también un rápido crecimiento fue la eléctrica. Hacia la década de 1920, dos tercios de los hogares norteamericanos contaban con electricidad, mientras que Europa, afectada por la Gran Guerra, tuvo un proceso más lento. De forma paralela a la expansión de la electricidad, se desarrolla la industria de los electrodomésticos (lavadoras, planchas eléctricas, refrigeradores) los cuales ayudarían a mejorar el confort de los sectores altos y medios de la sociedad, y a liberar el tiempo a las mujeres para poder dedicarse a otras actividades. En los comienzos del siglo XX surgen otras industrias, las cuales alcanzarían mayor trascendencia y se convertirían en una importante fuente de transmisión cultural: el fonógrafo, la radio y el cine.


La nueva industria de comienzos de siglo se aplicó a los transportes urbanos e interprovinciales: aparecen los primeros camiones y autobuses que empiezan a competir con el ferrocarril. Por otro lado, la electricidad no solo da mayor confort a los hogares y ayuda al desarrollo industrial, sino que permitió iluminar ciudades en crecimiento y la utilización de nuevos medios de transporte, como los tranvías y el metro. La construcción de aeroplanos comienza a abrirse espacio, dando inicio a la futura industria aeronáutica.

Los transportes marítimos tuvieron un gran desarrollo, con la aplicación de la energía a vapor y más tarde a partir de las energías derivadas del petróleo, los cuales trasladaron a millones de personas y mercancías entre los distintos continentes. El barco constituyó, antes de la masificación de la aeronáutica, el medio de transporte que permitió la interconectividad mundial.

Los transatlánticos Olimpic y Titanic (1912)
El desarrollo de los transportes permitió trasladar productos con mayor seguridad, a precios bajos y a distancias más largas, otro elemento que favoreció la industrialización y el comercio nacional e internacional a inicios del siglo XX.

La concentración empresarial

La necesidad de inversiones elevadas a la hora de financiar las innovaciones tecnológicas y la renovación energética, hizo perder competitividad a las pequeñas empresas, lo que redundaría en un proceso de concentración empresarial que puede tomar distintas formas:

* Cartel: asociación de empresas que establece acuerdos con el fin de limitar la capacidad de acción o eliminar la competencia de un determinado producto en el mercado.

* Trust: constituido por la fusión de diversas empresas con pérdida de su independencia productiva, comercial y financiera, en aras de la creación de una nueva. Los valores entre los socios se reparten de acuerdo con el tamaño de las empresas fusionadas.

* Holding: Sociedad financiera con participación de diversas y variadas empresas en el capital.
Los jefes del Senado (caricatura de Joseph Keppler, EE.UU. 1889). La leyenda
dice "Este es un Senado de Monopolistas, por monopolistas, para monopolistas".
En este contexto, se conformó una situación de mercado en la cual para un producto, un bien o un servicio determinado, solo existe una persona o una sola empresa (monopolista) que produce este bien o servicio.

El capitalismo financiero

Bolsa de Valores de Nueva York (Wall Street)
Las finanzas reciben un gran impulso debido al gran desarrollo industrial. Aparecen los créditos de consumo, con el objeto de ayudar a quienes deseaban comprar bienes de mayor valor económico: automóviles, electrodomésticos, entre otros.

Esta expansión del crédito redundó, a su vez, en una mayor actividad industrial. Por otro lado, las nuevas industrias, altamente capitalizadas, transaban sus acciones en las bolsas de valores de los principales centros capitalistas del mundo: Nueva York, Londres, París, Tokio. La especulación financiera se transformó en un importante y lucrativo resorte del sistema, pero suponía un alto riesgo económico.

El gran protagonismo del nuevo capital financiero ligado a la concentración empresarial acabaron con el viejo capitalismo de libre iniciativa, caracterizado por la dispersión del capital en numerosas empresas, algunas de ellas de carácter familiar, que actuaban en competencia entre sí en un mercado libre. El nuevo modelo, de capitalismo monopólico o financiero, concentra el poder en pocas manos, como resultado de la fusión de empresas mediante la compra.

Las empresas más pequeñas o más débiles comenzaron a ser absorbidas por las más grandes. El nuevo capital monopólico ejercerá gran control sobre los mercados, con lo cual la Ley de la Oferta y la Demanda de Adam Smith, dejará de ser el factor clave en la fijación de los precios de los distintos bienes.
"Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra." Rodolfo Walsh (1927-1977), periodista, víctima de la dictadura militar argentina
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...